Mundo Trekking

Cerro Tres Picos - Nueva vía de ascenso

Expedición al Cerro Tres PicosCerro Tres Picos - Nueva vía de ascenso

El relato de la primera ascensión al techo de la provincia de Buenos Aires por una nueva ruta bautizada "El cóndor pasa". Una caminata por el espolón oeste del cerro.
Por Oscar Méndez

Sábado 21 de octubre, hora 8.00 de la mañana, estancia Funke, partíamos con la meta de abrir una nueva ruta hacia la cumbre del Tres Picos, (1239 m.s.n.m.).
El estado de ansiedad dominaba a todo el grupo por saber con que nos encontraríamos.
Así comienza una jornada de largo esfuerzo, templanza física y espiritual, donde ninguno de los integrantes decaía a pesar de la agobiante temperatura y falta total de alguna brisa que mitigara a los esforzados escaladores.
Partimos del guarda ganado a escasos 1500 metros del puesto “Glorieta” dentro de la estancia, breve descanso y parada técnica para re acomodar equipo. Hora 8.35am, dejo las indicaciones a José y Leo para que continúen la marcha con el grupo una vez que yo me haya alejado unos 500 metros. Invito a Johnny y Alfredo para que me acompañen en la apertura de la ruta, cosa que aceptan de buen agrado.
Voy observando a la distancia la posible ruta a seguir. Hacemos una travesía por campo arado hasta llegar a las primeras estribaciones con algo de vegetación, enfilamos hacia el lateral izquierdo que nos parece algo más factible.
Comenzamos el ascenso por rocas muy empinadas que nos obligan a mantener un precario equilibrio, la ruta se ve muy potente y escarpada. Algo que dificulta nuestro avance es la formación tabular de placas con una inclinación de unos 45º, esto nos obliga a ensayar pasos de “saltimbanqui”.
Continuamos siempre en ascenso con la misma dificultad, a nuestro frente se presenta la disyuntiva por donde pasar, elijo una “canaleta” muy empinada y a la izquierda con algo de yuyos, de a tramos nos vemos obligados a trepar en cuatro patas al mejor estilo simio, llegamos a la primera ante cumbre del espolón, el reloj marca las 9.45 de la mañana, venimos a buen ritmo a pesar de la pronunciada pendiente, un respiro y a seguir, siempre ascendiendo, ahora la subida es un poco más suave, con la vista trato de intuir el posible paso, elijo nuevamente el de la izquierda y luego de 30’ estamos en la cumbre del espolón, son las 10.15 horas. Miro hacia atrás y veo al resto del grupo allá abajo empequeñecidos, la carta del IGM marca que estamos a 750 m.s.n.m.(ya desnivelamos 400 metros).
Cambiamos algunas opiniones con Jhonny y Alfredo, aprovechamos para hidratar y comer algún bocado, comunico por radio a Leo y José por donde transcurre la ruta que vamos abriendo, los veo venir muy rápido y recomiendo disminuir el ritmo, la jornada será muy larga y debemos reservar energías para lo que falta. Atrás van quedando los primeros “escarceos” con la montaña, la pendiente no da tregua, avanzamos siempre por placas hasta que llegamos a un sector más horizontal, pero esto dura poco, inmediatamente el cerro vuelve a “pararse” con otra pendiente que obliga a tomar aire a cada instante, de a tramos parece que el espolón se interrumpe en una caída vertical, por suerte al acercarnos siempre encontramos un paso, seguimos a ritmo constante hasta llegar a lo que ahora si. . . . . . se nos “terminó” el cerro, miro a mi alrededor y veo todo vertical – para abajo!! – busco el posible paso y encuentro a mi derecha una rampa que desciende entre yuyos y piedras, la destrepo dejándome deslizar, examino lo que sigue y veo con alegría que se puede continuar. Vuelvo a subir, saco una cuerda de mi mochila y con un nudo empotrado instalo un seguro para que baje todo el grupo.

Cerro Tres Picos
Hago que baje Jhonny para asegurar y Alfredo queda como referencia visible hasta que lleguen los demás integrantes. A mi frente se presenta un enorme paredón de unos 200 metros verticales que sería casi imposible subir, elijo una pequeña “repisa” que se ve a la derecha de la pared; hacia allá me dirijo no sin antes descender una decena de metros. Nuevamente la trepada exige mis pulmones y pone a prueba mis piernas, encuentro una desdibujada huella que parece de guanacos, la sigo y me lleva justo hasta el paso elegido, inspecciono el lugar y veo con enorme satisfacción que la pendiente, y lo que queda por delante, se presentan más accesibles.
Regreso a la plataforma de la “repisa” y decido tomarme el primer descanso prolongado, el reloj me indica que son las 11.10 de la mañana.
Veo a través de los prismáticos como evoluciona el grupo en el sector de cuerda, los voy orientando por radio en el recorrido a seguir, de a poco se van acercando y llegan hasta mi posición, (Intuyo los recuerdos hacia mi familia), - es el destino signado que tenemos los guías -.

Cerro Tres Picos

SIGUE ARRIBA

Cerro Tres Picos

Un descanso prolongado y los comentarios de rigor, el calor no da tregua, la brisa que habitualmente sopla en los cerros se nos niega, la hidratación es muy importante en estas condiciones, fue acertada la decisión de venir con tres litros de líquido cada uno. Aprovechamos para comer algún bocado y dispuestos a continuar, cosa que hacemos buscando el filo que une “cueva de los guanacos” con la “canaleta” final hacia cumbre.

Cerro Tres Picos, Cueva del Guanaco

Finalmente llegamos al filo donde decidimos parar para el almuerzo, el reloj nos indica que son las 14.00 horas y nuestros estómagos piden “refuerzo”. El lugar no tiene sombra, apenas unos bloques de roca nos dan algo de cobijo. El almuerzo es variado, algunos con los clásicos sándwiches de milanesa, otros con ensaladas y fiambres, los menos con alguna que otra pasta ( fría por supuesto !! ), las frutas también se hacen presente, el líquido?. . . . . . . es la “vedette” .
El descanso está muy lindo, pero falta la última parte para completar el objetivo, son las 15.00 horas y emprendemos el camino hacia nuestra meta, a paso rápido nos acercamos a
la “canaleta”, el ritmo baja y las pulsaciones aumentan, nuestras piernas se resisten a las rocas escalonadas que tiene la pendiente de 45º, no queda más remedio que transitar este sector si queremos llegar a cumbre, con breves pausas seguimos avanzando hasta llegar al portezuelo de la ante cumbre, los pulmones piden tregua...y las piernas también !!, hacemos caso a nuestros cuerpos y le “damos” una pausa.
Ahora si, la última parte empinada y vertical, en algunos tramos hacemos pasos de escalada entre la formación vertical de las piedras, por fin vemos la cruz y el “banquito” que marca el punto más elevado de la provincia, 1239 m.s.n.m....¡¡¡ la cumbre del Tres Picos !!!.

Cerro Tres Picos
Eran las 15.45 horas cuando arribó el primer grupo y apenas 10’ más tarde llegó el resto de los integrantes. Los saludos y la emoción del momento, las fotos que testimonian la ocasión para disfrutar con familiares y amigos, las notas en el libro de cumbre, todo es euforia después del esfuerzo.

El descenso

16.20 horas comenzamos el descenso hacia el lugar del almuerzo, bajada conteniendo nuestra humanidad tratando de no provocar una caída. A la hora 17.10 iniciamos la travesía-descenso hacia “cueva de los guanacos”, en el arroyo San Diego, al pie de la cueva, tenemos que reponer agua, parte del grupo sigue hasta el “cool” donde nos reuniremos luego, la otra parte de los integrantes bajamos con varias botellas hacia la vertiente, mientras Sandra, Mónica y Juan se hacen una “disparada” para conocer la cueva.
Nuevamente todo el grupo reunido para comenzar el tramo final hasta el puesto. Durante el descenso nos acompaña una magnífica puesta de sol que disfrutamos a pleno. Así arribamos con las últimas luces al sendero amplio, limpio y llano. La marcha se hace lenta, nuestra mente ordena ir rápido. . . . . pero las piernas se revelan y no hacen caso, llevamos casi 12 horas desde el momento que partimos de donde nos dejó el micro. Por fin arribamos al último escollo, el arroyo que debemos cruzar, cosa que aprovechamos para sacarnos el calzado y dar un “remojón” a nuestros sufridos pies, ya estamos en el puesto “Glorieta” ! ! ! ! !

A sugerencia de Mónica y Sandra, con la aprobación de todo el grupo, la ruta fue bautizada con el nombre: "El Cóndor Pasa".


Ubicación


Descarga Google Earth

Datos y sugerencias

Desnivel recorrido en esta travesía 889 metros. Altura máxima 1239 msnm.

Para llegar se sale desde Estancia Funke, partido de Tornquist y registrarse antes de subir es requisito indispensable.

Dado que no hay cursos de agua en buena parte del trayecto es necesario llevar 3 litros de agua por persona.

Es recomendable acampar en el puesto "Glorieta" y comenzar la caminata al amanecer.

En la zona es posible la existencia de serpientes Yararás por lo que durante los días de calor se aconseja tener las minimas precauciones de seguridad.


Grupo de ascenso: Romina Mosquera, Marta Albano, Juan Drews, Esteban Berrozpe, Susana Ferragine, Angela Basualdo, Gustavo Illescas, Alicia Carciente, Jorge D’alessio, Mónica Marcovecchio, “Jhonn” Ciao, Sandra Caviglia, Alfredo Martínez, Elisabet Domínguez, Andrea Cacciato, Carlos Ruiz, Marisa Martín, Pablo Pepino, Cristina Lamberto y José Luis Pagola.

Guía: Oscar Méndez. Nido de Cóndores

Guías ayudantes: José Luis Breit y Leonardo Méndez. En la base: Dolly Sigliano y Alicia Moreno.

Mundo Trekking - Copyrigth 2007-2018 - Todos los derechos reservados - Terminos y Condiciones