Senderos del Aconquija Tucumán

Ruta de trekking Tafí del Valle

De Tafí del Valle a San Miguel de Tucumán

Un excelente trekking, con un par de experiencias distintas que lo hicieron más duro (pero a su vez, divertido!) Caminar en algunos tramos con el barro hasta los tobillos, y tener que vadear un río armando grupos para que no nos arrastre la corriente.

La Travesía

El campamento Senderos del Aconquija

La travesía básicamente consiste en unir Tafí del Valle con San Miguel de Tucumán, pasando por el Valle de la Ciénaga, un puesto de montaña en las cercanías de Anfama, y terminando en El Siambón. Es un circuito de trekking clásico en la zona. Lo especial es que la temporada de lluvias terminó hace muy poco (mes de abril) y este año llovió más de lo normal, con lo cual había mucho barro, y los ríos, especialmente el Río Grande, estaban muy correntosos. O, como nos dijo un baqueano que cruzamos en el camino “el río está bastantito“.
La primer noche la pasamos en el hostel Nómade, en Tafí, donde tuve la oportunidad de compartir algunas horas con los chicos que tan bien me habían recibido los últimos días de mis vacaciones.
Al día siguiente, nos fuimos en vehículo hasta la senda que sube a La Ciénaga… y arrancamos con el trekking.

Estaba entre nublado y lluvioso, lo cual no vino tan mal, ya que caminar por el barro nos bajó bastante el ritmo de marcha, y hacerlo al rayo del sol, creo que hubiera sido peor. Entre otras cosas, me di el gusto de caminar por esas laderas verdes, VERDISIMAS, que ya había visto en mi paso anterior por Tafí, y me habían dejado con las ganas.
A la tarde llegamos a la escuelita de La Ciénaga y acampamos a un costado del río. Merienda, fogón, más tarde la cena. A la noche refrescó bastante, pero como contrapartida el cielo se abrió completamente, así que me pude dar el gusto de mirar esos cielos estrellados que solo se ven cuando uno está en medio de la nada.

Al otro día, La Ciénaga nos despertó con un día espléndido. Arrancamos la caminata hacia la casa de Pastor, cerca de Anfama. Pastor es el baqueano que hizo el porteo del equipo de campamento, comida y carpas, y esa noche nos esperaba para acampar en su campo… y con corderito. El trekking estuvo muy bueno, paisajes alucinantes…hasta que el barro empezó a ser más espeso, y más, y más… al punto que ya no hubo forma de esquivarlo. A la tarde, terminamos caminando enterrándonos en el barro hasta los tobillos. Eso nos retrasó mucho, y terminamos llegando a la casa de Pastor de noche. En retrospectiva, la experiencia fue interesante y divertida. Y por que negarlo, el corderito que nos esperaba, un excelente incentivo.
El armado del campamento se complicó un poco, estábamos cansados, mojados, embarrados, no había luz, teníamos hambre… pero lo superamos. Admiro las pilas de ambos Pablos (los guías) para llegar cansados, quizás no tanto como nosotros, pero cansados al fin, y sacar andando el campamento. Y también resalto la hospitalidad de Pastor y su familia, para calentar agua, para preparar nuestra cena y hasta para ofrecernos un poco de folklore en vivo, interpretado (voz y guitarra) por uno de sus hijos.

Al día siguiente nos despertamos temprano, ya que Pablo & Pablo preveían que los primeros kms de marcha también serían con mucho barro, y más allá de eso, nos esperaba el Río Grande, el cual íbamos a tener que vadear como mínimo 9 veces. Lo bueno de despertarse temprano fue el paisaje: Cuando abrí la carpa, y vi los cerros iluminados de rojo, desapareció todo vestigio de fiaca o fastidio por tener que madrugar. Espectacular. Ojalá tuviera una vista así desde la ventana de mi depto.

Senderos del Aconquija contraluz
Fogón en el campamento
Senderos del Aconquija
Senderos del Aconquija caminata

Finalmente, el barro no fue tanto. El día estaba espléndido una vez más, aunque menos caluroso (por suerte!). Pero el río estaba bastantito, así que los vadeos fueron más complicados de lo esperado. Fuimos cruzando en grupos, para minimizar el riesgo de que alguno se caiga. Muy divertido, pero cada cruce nos sacaba tiempo… tiempo que tuvimos que recuperar apurando la marcha en los tramos llanos. Encima después de mediodía empezó a nublarse, con ganas de tormenta… y lo último que necesitábamos era más agua (y barro). De paso: Gracias Pablos por insistir con que vadeara con las botas de trekking y no con sandalias. El que sabe, sabe.

Llegamos a Tucumán

Y finalmente llegamos. En el micro que nos llevó al hostel de Tucumán devoramos unas riquísimas empanadas. Y logramos llegar al hostel con tiempo de ducharnos y reacomodar nuestro equipaje (en gran parte mojado y embarrado)
En resumen: Una travesía buenísima, un grupo excelente, y unas cuantas experiencias nuevas.

Senderos del Aconquija
Senderos del Aconquija vadeando el río
Senderos del Aconquija
Senderos del Aconquija, el grupo de trekking
Senderos del Aconquija

Esta excursión la realiza

Montañas Tucumanas

Indice de EXCURSIONES

Gracias por leer! ¡Valora esta nota!
2 senderistas calificaron con 5 puntos este artículo GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *